A Tramitación Proyecto de Ley que Modifica Ley General de Bancos (LGB)

Este 12 de junio, el Ejecutivo dio curso al proyecto y el Ministro de Hacienda destacó que el mismo es el fruto del trabajo de varios meses junto al BCCH y la SBIF. La nueva normativa que se presenta a tramitación tiene por objeto aplicar a la realidad chilena los estándares de Basilea III, con vistas a asegurar la máxima solidez, estabilidad y salud económica de nuestro sistema financiero.

Los principales aspectos del Proyecto son:

1. Fortalecer la institucionalidad del regulador bancario: CMF

    • El proyecto busca implementar la segunda etapa del proceso de instalación de un nuevo modelo de supervisión y regulación del mercado financiero, transitando hacia un regulador con una visión general y sistémica sobre el mismo. Esta etapa supone la incorporación de la SBIF a la recién aprobada Comisión para el Mercado Financiero (“CMF”).
    • Para evitar la duplicidad normativa entre la Ley N° 21.000 que creó la CMF y la LGB, se busca traspasar a la CMF las competencias que la ley vigente le reconoce a la SBIF, salvo cuando se trata de facultades que únicamente resultan aplicables a las entidades que actualmente se encuentran bajo su supervisión, en cuyo caso se mantienen en la LGB. Estas modificaciones no implican, en modo alguno, que las facultades que hoy se le reconocen a la SBIF serán eliminadas o debilitadas, sino que ahora su titular será el nuevo regulador financiero, la CMF.

 

2. Adaptar los estándares de Basilea III

    • Se mantiene el Nivel Mínimo de Patrimonio Efectivo de los Bancos en un 8% de los activos ponderados por riesgo (“APR”). Por su parte, el requisito mínimo de Capital Tier 1 aumenta de un 4,5% a un 6% de los APR. Este aumento se logra mediante la incorporación de una exigencia de Capital Tier 1 Adicional equivalente al 1,5% de los APR, el cual puede estar conformado por acciones preferentes o bonos sin plazo de vencimiento.
    • Se establece un colchón de conservación de 2,5% de los APR por sobre el mínimo establecido, el cual deberá estar conformado por capital básico. Asimismo, se establecen restricciones al reparto de utilidades por parte de los accionistas del banco en aquellos casos en que no se cumpla con esta exigencia.
    • Se incorpora una exigencia de capital adicional de carácter contra-cíclico. Dicha reserva debe ser fijada por el Banco Central con un máximo del 2,5% de los APR. Al igual que en el caso del colchón de conservación, el incumplimiento de esta exigencia tendrá como consecuencia que el reparto de utilidades quede sujeto a limitaciones.
    • Se reconoce a la CMF la facultad para establecer exigencias de capital adicionales a aquellas instituciones de importancia sistémica. Dichas exigencias pueden alcanzar hasta un 3,5% de los APR y reemplaza al concepto de participación significativa.
    • Se establece el Pilar 2 de Basilea III, por el cual la Comisión podrá requerir capital adicional en aquellos casos en que las exigencias legales señaladas anteriormente no sean suficientes para cubrir los riesgos específicos que enfrenta una entidad determinada.
    • Habrá un período de transición para cumplir con los nuevos requerimientos de capital, para reducir impacto en los costos.
    • Se faculta a la CMF para determinar la ponderación por riesgo de los activos, mediante la implementación de metodologías estandarizadas (con acuerdo favorable del Banco Central). Asimismo, se permite a los bancos implementar sus propias metodologías para realizar dicha determinación, siempre dentro de los límites que fije la CMF.

3. Definir nuevas herramientas de regularización temprana

    • El proyecto incorpora un “plan de regularización” como una herramienta para normalizar la situación de un banco respecto del cual existen indicios de problemas financieros o en su administración, y de esta forma evitar que el banco caiga en situaciones de insolvencias que conduzcan a su liquidación.
    • La capitalización preventiva y la capitalización por el resto del sistema financiero pasan a formar parte del plan de regularización, como medidas específicas que pueden ser adoptadas en virtud de este plan. En el caso de la capitalización por el sistema financiero, se aumenta el plazo mínimo para dichos préstamos. Respecto de la capitalización preventiva, con el fin de fomentar su aplicación ágil y fortalecer su eficacia, se disminuyen los plazos en que debe materializarse el aumento de capital.
    • La designación de inspector delegado y/o un administrador provisional no solo podrá ser utilizada de forma de prevenir eventuales problemas derivados de la inobservancia de la normativa por parte de los bancos –como ocurre bajo la ley vigente– sino que también cuando el plan de regularización haya fracasado, ya sea por su incumplimiento o no presentación por parte del banco o por el rechazo de la autoridad regulatoria.
    • El proyecto elimina la proposición de convenio, toda vez que podría ser ejercida dentro del plan regularización, mientras cuente con la aprobación de los acreedores, antes de que el banco enfrente problemas serios de solvencia y sin que genere, como ocurre en la ley vigente, una suspensión de pagos.

4. Otras modificaciones

Aumento de la garantía estatal sobre depósitos a plazo

Se aumenta de UF 108 a 200 el límite de las obligaciones en un mismo banco que quedarán cubiertas por dicha garantía. Por su parte, el monto total del beneficio para una misma persona en todo el sistema se aumenta a UF 400.

Nuevas exigencias para directores de bancos

Se incrementan las exigencias que deberán cumplir los directores de bancos: se establece que no podrán desempeñarse como tales aquellas personas que hubieren incurrido en conductas graves que hubieren puesto en riesgo la estabilidad de la institución en la que se desempeñaban, o bien, la seguridad de los depositantes, en el caso de un banco.