Fondos de Inversión y finanzas islámicas

Un mercado relevante y poco conocido en nuestro país es el relacionado con las finanzas islámicas, el cual hoy tiene gran dinamismo y contribuye de manera relevante a la economía mundial.

Las finanzas islámicas crecen cuatro veces más al año que el sistema financiero convencional, el aumento de la bancarización de la población musulmana es cada vez más relevante y la presencia de las finanzas islámicas ya no está solo en países musulmanes sino que también en el resto del mundo, sobre todo en la Unión Europea donde, por ejemplo, Reino Unido es el principal centro no musulmán de las finanzas islámicas, Luxemburgo ha aumentado su importancia representando un 20% del mercado de fondos islámicos en países no musulmanes, e Irlanda un 4% .

Uno de los vehículos de inversión, que presenta una oportunidad para recibir capitales islámicos en sus distintas formas son los fondos de inversión, vehículo respeto del cual nuestro país presenta una atractiva plataforma de negocios, por su estabilidad económica y política, e instrumentos y vehículos legales que facilitan la operación de los mismos en Chile.

Ahora bien, para que un fondo de inversión pueda funcionar con inversión islámica debe cumplir con ciertos requisitos tales como por ejemplo contar con un Consejo Asesor de la Shariah (3 a 4 miembros expertos en la Shariah), el que asesora y da su opinión respecto de si el fondo, en sus operaciones, cumple o no con las normas de inversión islámica. El fondo de inversión además debe ser auditado una vez al año ya sea por el Consejo Asesor de la Sharia o un tercero. Cualquier forma de interés indebido (usura o riba) que reciba el fondo de inversión no pueden producir un beneficio y deben ser donadas a la caridad por el mismo fondo de inversión.

Adicionalmente, para que una inversión islámica sea “shariah – compliant” (que cumpla con la Ley Islámica), (i) no debe financiar actividades consideradas dañinas (haram), (ii) debe estar respaldadas por activos reales, y (iii) estar libres de cobro de interés usurario (riba).

Hay ciertas industrias que -en línea con el cumplimiento de la Shariah- están prohibidas y no se podrá invertir, por ejemplo: alcohol, tabaco, cerdo, entretenimiento adulto, apuestas y la industria militar.

La industria de finanzas islámicas aún presenta desafíos estructurales para participar de fondos de inversión, como son los costos operativos de dichos fondos ya que su estructura requiere de un número considerable de personas, tener un conocimiento acabado de la Ley Islámica, las formas de evaluación de activos es algo en lo que no hay consenso y el lograr una estandarización de la interpretación de las normas de cumplimiento de la Shariah en inversión islámica.