Gobierno Corporativo: El Rol del Presidente Del Directorio

Todo organismo necesita de un liderazgo para aquellos momentos de crisis o de toma de decisiones estratégicas. Esto va de la mano también con hacerse responsable de ese manejo de situaciones y toma decisiones, en que puede caber un rol especial al Presidente del Directorio.

En nuestra legislación se recoge la figura del Presidente del Directorio en la Ley de Sociedades Anónimas (Ley Nº 18.046), pero nuestro ordenamiento no destaca el rol especial que detenta a pesar de ser una figura de importancia para el funcionamiento y gestión del Directorio de una empresa.

A nuestro entender, el Presidente del Directorio en la sociedad anónima, tiene una importancia fundamental, en la guía y consejo experimentado del grupo de personas que deciden los objetivos y estrategias de corto y largo plazo de la sociedad.
El desafío de presidir un Directorio, conlleva ciertas funciones que, si bien no están especificadas en la ley, sí son identificables y de gran relevancia. En este sentido, se pueden enumerar varias funciones, pero creemos que dentro de éstas las más importantes y que se deben mencionar son las siguientes:

– Propone las prioridades y objetivos de la compañía, dándole guía a la estrategia de sus negocios. Dentro de esta función es clave para el Presidente entender y gestionar los riesgos o potenciales contingencias a las cuales se pueda exponer la empresa para, evitarlos o mitigarlos según sea el caso. Siempre con una mirada integral y en conjunto con el Gerente General y el resto del equipo directivo.

– Gestiona y se preocupa porque en las Sesiones de Directorio de la empresa hayan dinámicas adecuadas. Al efecto, esto aborda desde la coordinación en las mismas Sesiones de Directorio hasta los Comités de Directores y su funcionamiento. Como todo grupo humano, permeable a las emociones y egos, también se vela porque haya una relación de confianza y de cooperación entre los miembros del Directorio y el equipo ejecutivo.

– Lleva la relación entre el Directorio y el Gerente General. Esta función es crítica, ya que involucra a dos puestos de liderazgo dentro de una empresa que son claves y están llamados a conseguir los objetivos trazados para el éxito de la compañía. Así, siendo el primero quien establece las prioridades y objetivos estratégicos y el segundo, quien maneja y ejecuta dichas prioridades y objetivos estratégicos de la empresa, deben tener una relación coordinada y armónica.

Habida cuenta de la importante función que cumple el Presidente del Directorio, la persona que ocupe ese cargo no debe ser elegida al azar ni ligeramente, se deben seguir parámetros que aseguren elegir al mejor candidato, uno que cuente entre sus habilidades experiencia, empatía, capacidad de gestión, dialogo, capacidad de negociación, etc., ya que éste actuará a su debido momento como el director de orquesta dentro del Directorio.