Otra vez Francia

Basta un ser humano equivocado para utilizarlo como un arma letal: 80 muertos, 100 heridos; un conductor y un camión.

Otra vez Francia, esta vez Niza. Otro fanático enloquecido creyendo que cumple una misión divina o gana una batalla enloquecida. Nuevamente un acto terrorista o un mero asesino que ofende la dignidad de lo humano. Una pena el dolor de Francia hoy, todo nuestro apoyo; una pena como estos actos afectan la imagen de millones de buenos musulmanes que jamás apoyarían actos demenciales de esta índole.