Reflexiones sobre la nueva Reforma Laboral en Chile

Polémica como ha sido, la aprobación de esta reforma (incluidos dos procesos de evaluación ante el Tribunal Constitucional) genera una serie de cambios que deberán ser incorporados en la cultura de gestión de RRHH de las empresas.

En términos generales, debe decirse que parte importante de lo que hoy se regula en nuestra legislación laboral es parte de principios ya incorporados en los estándares de organismos y acuerdos internacionales de los cuales Chile es parte, por ej. OIT y OCDE.

Asimismo, la jurisprudencia más reciente de tribunales, a través de fallos sistemáticos y consistentes, ha ido generado por vía jurisprudencial la antesala efectiva de lo que contempla la Reforma Laboral, por ejemplo, casos en que se ha reconocido la huelga como herramienta válida, más allá de un proceso de negociación colectiva.

Convertida en realidad legal, la Reforma debe ser asumida por las empresas con mentalidad positiva, a través de la creación de instancias de prevención de conflictos que generen el escenario indeseado y perjudicial de la huelga. En este sentido, es fundamental que las empresas se asesoren debidamente por expertos en materia laboral que les permitan, entre otras:

  • Adecuar sus instrumentos contractuales y regulatorios internos al nuevo escenario normativo.
  • Generar espacios de comunicación e interacción entre empresa y sindicatos que permitan un manejo adecuado de información que permita fortalecer confianzas para sustentar negociaciones colectivas pacíficas y fructíferas.
  • Capacitar a trabajadores, sindicatos y ejecutivos sobre los alcances objetivos de la nueva normativa y formas saludables de interacción.
  • Ser capaces de anticipar escenarios de conflicto con el objeto de buscar conjuntamente soluciones sostenibles en el tiempo.
  • Implementar un Proyecto de Relaciones Laborales que comprometa a todos los estamentos de la Empresa y que sea impulsado por la Alta Dirección.

Fuente imagen.