Sernac revisa cláusulas contractuales de bancos

Dentro del ámbito expandido de atribuciones de SERNAC que reguló la Ley Nº 20.555, la entidad ha comenzado a ejercer sus facultades de supervisión y control sobre la industria financiera en protección de los consumidores.

SERNAC dio inicio a mediaciones colectivas con 8 bancos cuyos contratos con clientes contienen cláusulas que limitan su responsabilidad en caso de que éstos últimos sufran algún tipo de fraude.

Ernesto Muñoz, Director Nacional de dicha entidad, ha señalado que las entidades financieras tienen la obligación de tomar todas las medidas de seguridad para que los consumidores no sean víctimas de fraudes o suplantaciones de identidad.

Hoy por hoy, es práctica de la industria financiera desligarse anticipadamente de su responsabilidad por vía de cláusula contractuales al efecto, en caso que un usuario sea víctima de fraudes tras el extravío, robo o hurto de sus tarjetas.

SERNAC también detectó disposiciones contractuales que apuntaban a que los bancos no asumieran ningún tipo de responsabilidad cuando los usuarios fueran afectados por diversos casos, por ejemplo, aquellos en que terceros hacen uso fraudulento de sus claves, operando a través de cajeros, o de los portales web dispuestos por las empresas.

Durante 2016, SERNAC recibió alrededor 3.200 reclamos en contra de las entidades bancarias relacionados con clonaciones y fraudes financieros.

Cláusulas improcedentes

  • El banco queda liberado de toda responsabilidad por daños y perjuicios por el mal uso de sus claves secretas, ya sea de parte del propio cliente como de terceros.
  • El cliente asume expresa y anticipadamente, la plena responsabilidad por perjuicios ocasionados al Banco o a terceros, por eventos de extravío, hurto o falsificación, mal uso o cualquiera otra circunstancia que afecte a la tarjeta.
  • Todas aquellas operaciones cursadas mediante el uso de las claves secretas realizadas a través de internet, serán responsabilidad de los clientes.



Respecto a los seguros que ofrecen los bancos para evitar fraudes financieros, SERNAC ha señalado que los consumidores tienen derecho a que las empresas le respondan si no prestan sus servicios con medidas de seguridad adecuadas, hayan o no contratado un seguro. En este sentido, el organismo ha definido dos criterios clave:

  • Las empresas tienen que responder siempre en el ámbito extendido de su deber profesional. Por ejemplo, ante un robo de una tarjeta, el banco siempre tiene la obligación de chequear la identidad de quien la usa; en el caso de clonación, debe tener mecanismos asociados a los medios de pago que tengan medidas antifraudes.
  • El seguro puede servir cuando se cubren eventualidades distintas a las que se pagan vía común, como por ejemplo robos a la salida del cajero automático.