Simulación en los contratos de empresa

Muchas veces, las empresas por tratar de solucionar un problema o por mala información, incurren en contratos que caen dentro de la figura legal de la Simulación, asumiendo riesgos innecesarios.

La simulación en las relaciones contractuales se entiende como la incongruencia en un acto jurídico entre la voluntad interna y la voluntad que se declara externamente por parte de él o los contratantes.

El contrato simulado puede tener como objetivo, cuando realizada voluntariamente por los mismoscontratantes, el eludir obligaciones, por ejemplo: responsabilidades con posibles acreedores, evadir o atenuar la carga de impuestos, etc.Con alguno de estos propósitos se busca disfrazarel negocio jurídico y disimular el mismo recurriendo a la apariencia formal de un acto jurídico distinto al realmente celebrado.

Ahora bien, como concepto jurídico propiamente tal, en nuestro Código Civil no se define expresamente la simulación, pero su concepto si es recogido en el artículo 1707 de dicho código,en relación a la prueba de las obligaciones.

Del artículo recién comentado se puede desprender que:

  1. Si las partes pactan de manera privada las consecuencias jurídicas del acto pactado que se externaliza de otra forma, la simulación sería lícita.
  2. El acto simulado no perjudica a terceros ya que les es inoponible, y
  3. Aplica el Principio de la Apariencia, en donde se le otorga valor a la apariencia que lleva a actuar de determinada manera a quien opera de buena fe.

 

La figura misma, si bien requiere de voluntad libre para ser llevada a cabo -que en algunas ocasiones será para eludir un resultado indeseado-,podrá configurarse también por la ignorancia de las partes como indicamos antes. Es ahí, en el momento previo de la formalización del contrato, ya sea por voluntad o ignorancia, donde el consejo legal deberá despejar los posibles escenarios que cooperen en configurar la simulación contractual y así mismo despejar si fuere el caso, las contingencias generadas por el perfeccionamiento  de la figura comentada.

También se debe tener en cuenta que, si bien en principio el acto simulado podría ser lícito bajo ciertas condiciones, cuando se trata de un contrato simulado que incurre en nulidad absoluta por la ausencia de las voluntades para el consentimiento del contrato real y las voluntades solo concurrencon el fin de dar lugar a un acto aparente o simulado que oculta la verdadera intención de las partes, se puede transitar a otro escenario.

Dicho escenario dice relación con que el contrato simulado podrá serconsiderado delito, como se establece en artículo 471, Nº2 del Código Penal.

La norma recién citada, si bien es ambigua y amplia en cómo está redactada y acepta distintas interpretaciones, permite sostener que habrá en los casos enque el acto contenido en el contrato simulado sea fraudulento, yhaya sido realizado con intención de dolo directo para perjudicar a un tercero ajeno al contrato o acto mismo.

En EDN Abogados, creemos que la asesoría legal debe ser asertiva y oportuna, lográndose esto desarrollando una relación y comunicación de businesspartners, entre la asesoría legal de la empresa y sus áreas comerciales y operativas, siempre con el objetivo, según sea el caso, de anticipar o de mitigar las consecuencias de incurrir en actos que puedan implicar responsabilidad civil o penal con efectos indeseados. Esta práctica solo podrá desembocar en directo beneficio de la misma empresa y su gestión contractual, dando un valor agregado a la misma.